¿Quién manda en Túnez?

Túnez deutsch

La política de Túnez se desarrolla en el marco de una república democrática representativa semipresidencialista unitaria[1], con un presidente como jefe de Estado, un primer ministro como jefe de gobierno, un poder legislativo unicameral y un sistema judicial influenciado por el derecho civil francés. Entre 1956 y 2011, Túnez funcionó como un estado unipartidista de facto, con una política dominada por la secular Agrupación Democrática Constitucional (RCD) bajo los ex presidentes Habib Bourguiba y luego Zine el Abidine Ben Ali. Sin embargo, en 2011 un levantamiento nacional llevó a la destitución del presidente y al desmantelamiento de la RCD, allanando el camino a una democracia multipartidista. En octubre de 2014 se celebraron las primeras elecciones parlamentarias democráticas desde la revolución de 2011, que dieron como resultado la victoria del partido laico Nidaa Tounes con 85 escaños en la asamblea de 217 miembros[2].

Túnez es miembro de la Liga Árabe, la Unión Africana y la Organización de Cooperación Islámica. Mantiene estrechas relaciones con Estados Unidos, Francia y la Unión Europea, con la que firmó un Acuerdo de Asociación en 1995[3]. Las relaciones favorables de Túnez con Estados Unidos y la Unión Europea se ganaron tras años de exitosa cooperación económica en el sector privado y la modernización de las infraestructuras[4].

Mapa de Túnez

El primer ministro de Túnez es el jefe de gobierno de Túnez. El primer ministro dirige el poder ejecutivo junto con el presidente y, junto con el gabinete del primer ministro, es responsable ante la Asamblea de Representantes del Pueblo, ante el partido político del primer ministro y, en última instancia, ante el electorado de las políticas y acciones del ejecutivo y el legislativo.

Lee más  ¿Cómo se saludan los vascos?

El cargo fue establecido por el Presidente Habib Bourguiba con el nombramiento de Bahi Ladgham como titular inaugural el 7 de noviembre de 1969. Aunque el cargo existía como Primer Ministro del Reino de Túnez, fue abolido cuando Bourguiba proclamó la República el 25 de julio de 1957. La constitución de 1959 estableció un sistema presidencialista en el que el presidente era a la vez jefe de Estado y de gobierno. Bourguiba transfirió algunos de sus poderes al primer ministro, que tenía un papel ceremonial. Tras la revolución tunecina de 2011, el primer ministro recibió importantes atribuciones y comparte la autoridad ejecutiva con el presidente. Tiene una gran influencia en las políticas internas, mientras que el jefe de Estado determina principalmente las políticas exteriores y de defensa.

Fiestas de Túnez

Su toma de poder se produjo en medio de unas luchas legislativas crónicas que habían paralizado la gobernanza. Le siguió una amplia campaña anticorrupción que ha incluido detenciones, prohibiciones de viajar y arrestos domiciliarios de políticos, empresarios y funcionarios judiciales.

Pero algunos tunecinos, exasperados por su clase política y su percepción de la corrupción, la impunidad y la incapacidad de mejorar el nivel de vida más de una década desde que las protestas del país lanzaron la Primavera Árabe, los ven como un mal necesario.

Los medios de comunicación tunecinos han especulado con la posibilidad de que Saied anuncie un gobierno provisional seguido de una revisión de la Constitución, que se sometería a un referéndum nacional, antes de celebrar elecciones legislativas.

El partido de inspiración islamista Ennahdha, el mayor bloque del parlamento y principal rival de Saied, dijo que «rechaza categóricamente» cualquier suspensión de la Constitución o «cambio del sistema político, incluso mediante un referéndum».

Lee más  ¿Quién gobierna Madrid 2020?

Idioma de Túnez

Sede de la antigua ciudad de Cartago, Túnez fue en su día un importante actor en el Mediterráneo, gracias a su ubicación en el centro del norte de África, cerca de las rutas marítimas vitales.Los romanos, los árabes, los turcos otomanos y los franceses se dieron cuenta de su importancia estratégica, convirtiéndola en un centro de control de la región.La dominación colonial francesa finalizó en 1956, y Túnez estuvo dirigida durante tres décadas por Habib Bourguiba, que impulsó las ideas laicas, entre ellas la emancipación de la mujer. Túnez es más próspero que sus vecinos. La agricultura emplea a una gran parte de la población activa y el turismo es un sector clave. Las protestas masivas desbancaron al presidente Ben Ali en 2011, el primero de una serie de levantamientos populares que barrieron la región. La transición del país ha sido relativamente pacífica, pero los tunecinos laicos, especialmente las mujeres, están preocupados por la creciente influencia de los islamistas ultraconservadores. Y hay un creciente desafío planteado por los militantes islamistas que reivindicaron la responsabilidad de los ataques en 2015 en los que murieron 60 personas, la mayoría de ellas extranjeras.DATOS